Etnología o etnografía

    Jóvenes masai de Etiopía. La etnología estudia los rasgos culturales de los diversos grupos humanos.

    Se llama etnología o etnografía a una de las ramas de la sociología, aunque otros autores prefieren incluirla dentro de la antropología. Se diferencia de otras disciplinas más típicas de ambas ciencias en que se dedica mayormente al estudio de los pueblos y las culturas de los que se tienen datos desde un punto de vista individual. Si la sociología o la antropología pretenden en último término establecer unas leyes universales que permitan saber qué es el hombre o qué es la sociedad, la etnología se centra en la consideración particular de cada pueblo, que es estudiado con el fin de oponer las conclusiones obtenidas a las investigaciones efectuadas en torno a otras culturas. De esta manera, a partir de los casos concretos y las culturas concretas se llega a unos datos generales. Otro aspecto elemental dentro de la etnología es el interés por los datos históricos, lo que hace que muchos la emparenten más con la arqueología, la antropología o la historia que con la sociología misma, que se define más bien por la búsqueda de realidades generales y abstractas. La etnología parte del presupuesto de la multiculturalidad y el multiperspectivismo. Así, se considera que hay tantas realidades humanas, sociales y culturales como pueblos históricos. De esta manera, lo que se pretende es insistir en la flexibilidad de la naturaleza humana, que permite generar un gran número de pueblos distintos a partir de unas bases similares. Con ello, la etnología separa lo que es la esencia o la naturaleza del hombre de lo que es cultura, de lo que es expresión singular de unas circunstancias concretas. A partir de estas consideraciones, la etnología busca en definitiva qué es lo que hay de común en todos los pueblos estudiados y qué hay de singular, con lo que se apuntan unas teorías generales que sí se asemejan más a lo que es la práctica ordinaria de la sociología o la antropología.