Instrumentos musicales

Objetos generadores de sonidos compuestos de uno o más sistemas resonantes y los medios para su excitación, construidos con el objeto de concretar ideas musicales por parte de la persona que produce dichos sonidos.

Los instrumentos musicales mecánicos y su modo de ejecución dependen del cuerpo humano y de sus dos posibilidades fundamentales: el movimiento de los miembros y la emisión del soplo. Correspondientemente, el campo del sonido producido para la música se extiende desde el golpe breve hasta el sonido prolongado, es decir, desde el instrumento rítmico hasta el melódico.

El estudio científico de los instrumentos musicales recibe el nombre de organología.

Clasificaciones

Una clasificación tradicional divide los instrumentos en tres familias principales según la ejecución orquestal: 1) Cuerda (frotada, pulsada, pinzada y percutida); 2) Viento (madera, metal y órgano de tubos); 3) Percusión (de sonido determinado e indeterminado).

Organólogos como los alemanes Hornbostel y Sachs propusieron en el siglo XIX un sistema de clasificación que superaba las limitaciones del anterior y que resultaba más completo: 1) Cordófonos: el sonido se produce por una cuerda tensa que entra en vibración, activada por medio de la percusión, el pulso o la frotación con arco. Sus cuatro tipologías básicas son: 1.1) Laúdes: las cuerdas discurren en paralelo respecto de la tabla armónica y se extienden más allá a lo largo de un mástil o diapasón (guitarra, violín, sitar). 1.2) Cítara. Las cuerdas discurren en paralelo respecto de la tabla armónica y tienen funcionalmente su misma longitud (piano). 1.3) Las cuerdas forman un ángulo recto respecto de la tabla armónica. 1.4) Liras: las cuerdas discurren en paralelo respecto de la tabla armónica y están suspendidas más allá del mismo sobre el travesaño de un yugo. 2) Aerófonos: el sonido procede de una columna de aire en vibración. Puede activarse desde un agujero para soplar (flauta), una lengüeta sencilla o doble (clarinete, chirimía, oboe, fagot), o la presión de los labios (trompeta, trompa). 3) Idiófonos: las vibraciones se producen, sin estirar el material básico, al golpear bien una parte del instrumento contra otra (platillos), bien otro objeto contra el instrumento (triángulo). 4) Membranófonos: el sonido se produce por medio de vibraciones de una membrana tensa que se golpea o se frota (tambores y timbales).

A este grupo se unió en la década de los años cuarenta del siglo anterior una quinta familia, los electrófonos (resonadores de corriente eléctrica): instrumentos con aparato de ejecución y amplificación. Se dividen a su vez en dos modalidades: instrumentos tradicionales eléctricamente amplificados (clavinova) e instrumentos en los que tanto la vibración inicial como la amplificación se realizan de forma electrónica (órgano Hammond).