Oboe

El oboe es un instrumento musical de viento

Instrumento musical perteneciente a la familia de viento-madera.

Forma

Construido de madera de ébano o de cedro, se trata de un instrumento de doble caña (o lengüeta), la cual es tallada por los propios instrumentistas y vibra entre los labios del intérprete: el sonido así generado es amplificado por el instrumento propiamente dicho. Se caracteriza por el tubo cónico que se abre en un pequeño pabellón. Su sonido, picante y al tiempo de gran capacidad expresiva, tiende (al contrario que la flauta) a ser más potente en el registro grave que en el agudo. Posee entre 16 y 22 orificios así como un complejo mecanismo de llaves.

Su sonoridad clara, suave y dulce, así como su amplia agilidad contribuyeron a la preeminencia y popularidad de este instrumento.

Historia

Proviene de las chirimías y bombardas del Renacimiento, y se remonta a mediados del siglo XVII. Durante el Barroco, época de esplendor de este instrumento, fueron comunes varios tipos de oboe más graves que el actual: el “oboe de amor”, el “oboe tenor” y el “oboe de caza”, de tubo curvo y pabellón metálico similar al de una trompeta: estas tres modalidades de oboe las utiliza Bach en sus pasiones y cantatas, dada la especial predilección que sentía por este instrumento.

Desde la época romántica desempeña un importante papel en la orquesta. Es en el siglo XIX cuando la historia del oboe se deslinda en los tipos vienés y francés. De hecho, a comienzos de aquel siglo podían observarse ya algunas diferencias entre los instrumentos característicos de cada escuela: mientras que el oboe francés, de timbre refinado y nasal, había estrechado algo su taladro y la colocación de las llaves había comenzado a divergir ligeramente, el modelo vienés se atenía a la tradición barroca gracias a su sonoridad potente y colorista.

El oboe de caza evolucionó hacia el actual corno inglés, de pabellón abombado, habitual en la orquesta moderna y afinado una quinta más grave.