Saxofón

El saxofón es característico del jazz

Instrumento musical perteneciente a la familia de viento-metal.

Forma

La familia de los saxofones debe su denominación a su inventor, el belga Adolphe Sax (1814-1894), quien ideó este instrumento en 1840. Además de una boquilla de clarinete (lengüeta simple), presenta un tubo de latón parabólico de amplia sección. Desde el principio, estos instrumentos se han construido adoptando dos formas: los saxofones más pequeños se hacen con forma recta, mientras que los más grandes tienen el pabellón doblado hacia el frente y el cuello doblado hacia el intérprete. Como Sax concibió los instrumentos para que se emplearan tanto en orquestas como en bandas, la familia consta realmente de dos grupos paralelos. El grupo orquestal ofrece siete tamaños: sopranino, soprano, contralto o alto, tenor (también denominado “melódico”), barítono, bajo y contrabajo. En 1904, la firma C. G. Conn de Elkhart (Indiana) añadió un subcontrabajo. El saxofón adopta un sistema de digitación similar al de la flauta Boehm en la mano derecha, mientras que la mano izquierda conserva algunas características del sistema simple más antiguo. Actualmente algunos saxofones pueden disponer de llaves adicionales para extender el ámbito hacia una tesitura más grave o más aguda.

Historia

El instrumento se ha utilizado profusamente en el jazz y en la música popular, así como en las bandas militares y en otros grandes conjuntos de viento. Sin embargo, en la música denominada “culta” la adopción del saxofón ha sido más limitada y, así por ejemplo, en la música de cámara sólo los compositores franceses se han preocupado por incluir el saxofón en sus obras. Por lo que se refiere a la música operística y orquestal, autores como Meyerbeer, Bizet, Richard Strauss (Sinfonía domestica), Rachmaninov (Danzas Sinfónicas) y Ravel (Bolero) han incorporado este instrumento a la orquesta moderna.