Blues

Intérpretes de gospel y blues en un centro religioso

Estilo musical de carácter profano y vocal, cultivado por el pueblo negro norteamericano durante el siglo XX, cuyos textos se refieren a problemas cotidianos, siendo la vida sentimental el tema más recurrente.

Evolución histórica

Como estilo musical, el blues se divide en tres modalidades: blues rústico, blues clásico y blues de Chicago.

En el blues rústico (country blues) o del sur, un cantante masculino toca una guitarra acústica de cuerdas de acero. Todos los cantantes utilizan las inflexiones del blues pero el timbre, la dicción, la línea y la tesitura varían, por lo que se valora especialmente la individualidad. Las letras son muy flexibles: muchos títulos se refieren a uno o dos poemas tradicionales en lugar de un texto fijo, pasando los poemas de una melodía a otra. El blues rústico nació en torno a 1890-1905 en el delta del Mississippi y en el este de Tejas. La expansión del blues del sur no comenzó hasta la aparición de Blind Lemon Jefferson en 1926 como estrella discográfica. El estilo floreció antes y después de la Depresión, siendo los cantantes más famosos Charley Patton, Son House y Robert Johnson.

Bessie Smith

En el blues clásico, un pianista de ragtime o una banda de jazz del estilo Nueva Orleans acompañan a un cantante. Concentrados en el texto y dejando a los instrumentistas las respuestas rítmicas floridas y los amplios solos, los cantantes juegan con las inflexiones del blues dentro de una tesitura vocal reducida. La pasión por el blues clásico duró una década y comenzó en 1920 cuando el increíble éxito de la versión de Mamie Smith de la canción Crazy Blues, compuesta por Perry Bradford, reveló que existía un mercado para los race records. Smith y sus primeros competidores (Lucille Hegamin y Ethel Waters) tenían voces claras y educadas, pero Ida Cox, Victoria Spivey y la renombrada Bessie Smith aportaron rudeza y franqueza estilística.

B.B. King, uno de los maestros del blues

En el blues de Chicago y el blues urbano posteriores a la Segunda Guerra Mundial, que emplean amplificación electrónica, un cantante masculino dirige un grupo instrumental. En esta modalidad la armónica, el piano y especialmente la guitarra eléctrica rivalizan con líneas vocales melismáticas, influidas por el gospel. La percusión y el bajo marcan fuertes ritmos de danzas con diseños de ostinato. En los grupos de blues urbanos, los saxos o el metal tocan acordes mantenidos y riffs de acompañamiento. En la creación de este estilo fueron muy influyentes los cantantes y guitarristas eléctricos T-Bone Walker y B. B. King.

Desde los años 60 el blues mantiene una compleja relación con el jazz, el boogie-woogie, la música de las big bands, el rhythm and blues, el rock, el soul y la música folclórica blanca norteamericana.