Canto gregoriano

Estilo musical de carácter vocal, religioso y monódico, imperante en Occidente durante la Edad Media. Recibe su nombre de san Gregorio Magno, papa desde 590 hasta 604, aunque el papel que desempeñó en la conformación del repertorio conservado es un tema objeto de conjeturas y debates.

Se trata de uno de los cinco repertorios medievales de canto litúrgico latino; los otros son el viejo romano, el ambrosiano, el galicano y el mozárabe. Tal y como se conserva en los manuscritos musicales a partir del siglo X, está formado por melodías sin acompañamiento escritas sobre los textos latinos de la liturgia, compuesta de la Misa y el Oficio divino.

Fuentes textuales

El Libro de los Salmos es la principal fuente de textos para el canto gregoriano. Los textos tomados de los Salmos y las fórmulas musicales asociadas principalmente con el canto de los Salmos reciben el nombre de salmódicos. Algunos textos están tomados, sin embargo, de otras partes de la Biblia, especialmente los pasajes líricos que conforman los cánticos, mientras que unos pocos están tomados de las vidas de los santos o de otros antiguos escritos cristianos. Entre los textos no salmódicos más importantes de la Misa se encuentran los del Ordinario; en el Oficio, los responsorios de Maitines se valen de manera significativa de los libros tanto del Viejo como del Nuevo Testamento, a menudo de un modo relacionado con el tema del tiempo litúrgico en cuestión. Todos estos textos, tanto salmódicos como no salmódicos, reciben un tratamiento en prosa. Los textos poéticos constituyen una parte más modesta del repertorio; los más importantes de los que siguen aún utilizándose son los himnos.

Forma e interpretación

Las formas y los métodos de interpretación del repertorio del canto gregoriano pueden dividirse a grandes líneas en dos grupos: salmódicos (formas que se pensaba que procedían de los diversos métodos de cantar los Salmos, incluso cuando se utilizaban con textos que no estaban sacados de los Salmos) y no salmódicos. Se distinguían habitualmente tres formas de salmodia, aunque la práctica tanto medieval como moderna suele oscurecer las supuestas diferencias entre ellas: salmodia antifonal, en la que las dos mitades de un coro cantan los versos de un Salmo u otro texto en alternancia; salmodia responsorial, en la que uno o más solistas o cantores alternan con el coro; y la salmodia directa, en la que el cantor o cantores cantan versos sin alternancia con el coro.

Entre las formas no salmódicas se incluyen la forma estrófica del himno, en la que se repite una misma melodía para todas las estrofas; la forma de doble versículo de la secuencia, en la que existe repetición dentro de cada estrofa, aunque las sucesivas estrofas son por regla general diferentes; las formas repetitivas del Kyrie y el Agnus Dei, que se derivan de los elementos repetitivos en sus textos; y las formas esencialmente no repetitivas del Sanctus y de los textos en prosa más extensos del Gloria y el Credo.

Estilo melódico

Se identifican habitualmente tres estilos melódicos: silábico, en el que cada sílaba del texto se corresponde con una sola nota; neumático (de neuma), en el que cada una de las sílabas se corresponden con un número de dos a una docena de notas; y melismático, en el que las sílabas pueden corresponderse ocasionalmente con docenas de notas.

Los elementos melódicos específicos no son compartidos por regla general por más de un tipo litúrgico. No obstante, un solo texto puede utilizarse en una gran variedad de contextos litúrgicos.

Modalidad

Las melodías gregorianas se clasifican tonalmente según un sistema de ocho modos adoptados de la práctica bizantina a finales del siglo VIII y, por consiguiente, después de que ya estuviera formado el centro inicial del repertorio, pero antes de las fuentes más antiguas con notación musical. En la Edad Media, las melodías aparecían en los tonarios en listas confeccionadas según el modo. Los libros litúrgicos modernos indican también el modo de cada canto. Los modos no están todos representados por igual dentro de los diversos tipos de canto ya que algunos tipos favorecen decididamente tan sólo unos pocos modos y los tractos de la Misa se limitan únicamente a dos.

Ritmo

El ritmo del canto gregoriano es objeto de una controversia considerable. En general, las notaciones de las primeras fuentes no indican la duración de las notas individuales. Algunos manuscritos antiguos se valen de una breve línea horizontal, el episema, que diversos estudiosos creen que indica un alargamiento del neuma junto al que aparece. Algunas fuentes, especialmente las de San Gall, se valen de lo que se conocen como letras significativas, que, en ocasiones se refieren al ritmo y al tempo. También existieron autores medievales que estudiaron el ritmo de maneras que parecían ser relevantes para la interpretación del canto litúrgico. Sin embargo, el ritmo de las melodías individuales y el carácter rítmico del repertorio en su conjunto siguen estando abiertos a un gran número de interpretaciones.