Enciclopedismo

    Movimiento filosófico desarrollado en Francia en el siglo XVIII. Se trata de una manifestación práctica de todos los avances que la Ilustración trajo a Europa en esa época. El llamado Siglo de las Luces o de la Razón proponía a la sola inteligencia como herramienta para alcanzar la felicidad del hombre. Se criticaba así todo el avance previo, tachado de oscurantismo, era ahora la razón la guía de la humanidad y se rechazaron las supersticiones y los conocimientos intuitivos previos.

    Los pensadores D'Alembert (1717-1783) y Diderot (1713-1784) fueron los fundadores de este movimiento, cuyo fin último era el desarrollo de una obra monumental que incluyera todos los saberes realizados por el hombre. La magna obra fue llamada Enciclopedia, del griego enciclos (envolver en círculo) y paideia (niño). El nombre indicaba ya la función pedagógica que pretendía tener. El título completo, Enciclopedia o Diccionario razonado de las ciencias, de las artes y de los oficios, fue publicado entre 1751 y 1772. Entre los colaboradores que la escribieron estaban Rousseau o Voltaire.

    La obra ha sido la base de las posteriores enciclopedias. Surgió de la traducción de la obra de Ephraim Chambers, Cyclopaedia (1728), aunque se le dio un carácter mucho más exhaustivo. Se pretendía recoger el saber empírico humano para que sirviera como base para un desarrollo del pueblo y también para transmitirlo al futuro.

    El enciclopedismo rechazó la complicada metafísica y la sustituyó por el racionalismo y el empirismo. Frente a la medicina heredada de los conocimientos de Galeno se apostó por algo más científico y también se le dio mucha importancia a los conocimientos biológicos, físicos y técnicos elaborados hasta ese momento.

    Este movimiento partía de la idea de Rousseau del “buen salvaje”, el hombre es bueno por naturaleza y son las circunstancias sociales y políticas las que lo pervierten. Para llegar al estado perfecto se hace por lo tanto necesaria la educación correcta y completa, el hombre entonces conseguiría alcanzar su plenitud y podría vivir en una sociedad feliz.

    Esta idea, optimista y más tarde considerada algo utópica, promovió la creación de la Enciclopedia. En el momento en el que todos los saberes humanos estén sistematizados y clasificados (el orden alfabético de las entradas tiene ese sentido racionalista del orden), cualquier ser humano podría llegar a su plenitud conociendo una única obra.

    Estas ideas del enciclopedismo se mostraron fallidas con el tiempo, pero el enciclopedismo dio una obra de gran calado y que además fue origen de numerosas enciclopedias cuyo papel pedagógico ha sido esencial en el desarrollo de las ideas.