Commedia dell'arte

    Género teatral popular que se desarrolla en Italia a partir del siglo XVI, y cuyo periodo de esplendor se extiende hasta el XVIII. Tiene carácter farsesco, se basa en la actuación de unos personajes fijos y estereotipados, y las obras se construyen sobre una trama en la que se introducen intermedios musicales. Los parlamentos en buena medida se improvisan, aunque existen repertorios de sentencias fijas y monólogos (lazzi) que se adaptan a cada situación.

    Se cree que el origen de la commedia dell'arte está en la representación medieval de piezas bufonescas en dialectos regionales de Italia. En todo caso, los personajes arquetípicos ya estaban presentes en la comedia latina. Algunos de ellos pueden rastrearse en aquella tradición. Así, suele relacionarse a Pantalone con el senex, al Capitano con el miles gloriosus de Plauto, y a Pulcinella con el maccus de las farsas atelanas.

    Para la representación de estas piezas cobra una enorme importancia la formación del actor, puesto que se fundamentan tanto en la improvisación como en la agilidad del movimiento escénico. En general, la mejor o peor acogida de cada obra por parte del público depende mucho de esas dotes actorales, y también de la capacidad para lograr una armonía entre todos los personajes: al tratarse de obras de protagonista colectivo, no pueden predominar unas figuras sobre otras.

    Esos personajes, que en general llevan máscara, forman una nómina que en esencia suele repetirse siempre. Originalmente, se cree que la base la formaban el patrón veneciano y sus siervos (zanni). La plasmación de ese patrón es Pantalone, viejo avaro. Amigo suyo suele ser el Dottore, pedante y ridículo. De ellos suelen burlarse Arlecchino, ladronzuelo embrollón, y Brighella, cínico y seductor.

    Otros personajes habituales son el Capitano, soldado fanfarrón y cobarde; Pulcinella, viejo solterón giboso; Pedrolino, sirviente enamorado de la criada Franceschina platónicamente, que dará lugar al Pierrot francés. Este último no actúa con máscara, sino con el rostro pintado de blanco. Tampoco llevan máscara los amantes jóvenes, que suelen desencadenar la acción, aunque en realidad estos personajes son secundarios.

    La commedia dell'arte tiene influencia fuera de las fronteras italianas. El país donde más repercusión halla es Francia, donde se cultiva la comédie-italienne. Incluso autores como Pierre Corneille, Jean Baptiste Poquelin Molière y Marivaux presentan rasgos propios del género. En Italia va decayendo por su carácter estereotipado, hasta que en el siglo XVIII lo revitaliza Carlo Goldoni. En España, y ya en el siglo XX, Jacinto Benavente escribe según este modelo su obra Los intereses creados (1907).