Arco (arquitectura)

    En arquitectura, un arco es como un dintel curvado y por tanto un medio para cerrar un vano. Se compone de un conjunto de piezas, denominadas dovelas, de forma trapezoidal, más anchas en su parte exterior que en la interior. Estas piezas han de encajar correctamente entre sí para garantizar la estabilidad del arco. El arco como método para cerrar vanos presenta varias ventajas respecto al dintel. La primera es que ya no es necesaria una única pieza de material, de grandes dimensiones y que puede ser difícil de conseguir. La descomposición del arco en varias piezas hace que sean más sencillos de fabricar y transportar. Por último, y más importante, la forma curvada del arco hace que resista mejor las cargas a las que está sometido. Debido a esta razón, el vano que cubre un arco puede ser mayor que el que cubierto por un dintel.

    Elementos y tipos de arcos.

    La forma del arco hace que las cargas a las que está sometido, y también su propio peso, se desplacen hacia las columnas que lo soportan. Es necesario por tanto que éstas cuenten con la firmeza adecuada. Cuanto mayor sea el vano que debe cubrir el arco, mayor será el número de dovelas que lo compongan. También será mayor la carga que ha de soportar, por lo que las columnas de apoyo deberán estar reforzadas en consonancia. En cualquier caso, los avances tecnológicos han introducido importantes modificaciones en los arcos por lo que éstos son capaces de cubrir vanos de dimensiones importantes sin que ello implique un excesivo refuerzo de los apoyos.

    Respecto a la forma de los arcos, como indica su nombre, es la de un tramo de circunferencia. En realidad esto sólo ocurre en los llamados arcos de un solo centro, como el denominado de medio punto, que abarca 180° de circunferencia, y el de herradura, que abarca algo más de de 180°. Existen también arcos de dos, tres o más centros, es decir, compuestos por la unión de tramos de diferentes curvas, cada una de ellas trazada desde un centro diferente. Ejemplos de arcos con dos centros son el apuntado alancetado y el de herradura apuntada; de tres centros, el apainelado, y de cuatro centros, el conopial.