Arquitectura del estado de bienestar

    La arquitectura puede definirse como el arte y técnica utilizados en el diseño y la edificación de inmuebles. Se trata de un arte cuyo objetivo trasciende lo puramente estético, para buscar una finalidad práctica y utilitaria. Por ello, puede hablarse de diferentes tipos de arquitectura, en función de las necesidades a las que sirven.

    En la actualidad todas las sociedades desarrolladas disponen de instalaciones que satisfagan sus necesidades sanitarias, educativas y de seguridad pública, además de proveerlas de agua, electricidad, alcantarillado y demás servicios. Sin embargo, la arquitectura que corresponde a estas actividades, denominada arquitectura del estado de bienestar, ha variado en gran medida a lo largo de la historia y difiere de unas sociedades a otras. Los antiguos griegos pusieron gran énfasis en las instituciones dedicadas a la salud y la educación del pueblo, mientras que los romanos construyeron sus ciudades de forma que dispusieran de sistema de agua, carreteras y alcantarillado. Por el contrario, durante la edad media casi todos estos servicios desaparecieron o se volvieron mucho más rudimentarios. La atención al bienestar social volvió a cobrar fuerza durante el Renacimiento y alcanzó su mayor auge a partir del siglo XIX, cuando proliferó la construcción de colegios, universidades y hospitales.