Bob Dylan

    Bob Dylan, retratado para la portada del disco At Budokan.

    Bob Dylan (Robert Allen Zimmerman, nacido en 1941), cantante y compositor estadounidense, creador de un estilo propio de folk y considerado como una de las figuras emblemáticas de la música actual. Premio Nobel de Literatura en 2016.

    Nació en Duluth (Minnesota), Estados Unidos, el 24 de mayo de 1941 y sus inicios musicales los llevó a cabo en bandas de rock locales. Al ingresar en 1959 en la Universidad de Minneapolis, descubrió los valores de la música folk y decidió abandonar las aulas para dedicarse a la interpretación y composición musicales.

    En 1960 se trasladó a Nueva York y dos años después fue contratado por la compañía Columbia, que publicó su primer trabajo discográfico, titulado Bob Dylan. Durante toda esa década, el cantautor norteamericano se convirtió en abanderado de la causa pacifista, contraria a la guerra de Vietnam, y del movimiento hippy. A diferencia de otras estrellas de la música, Dylan se mantuvo al margen de las parafernalias de la actuación y la celebridad, retirándose en numerosas ocasiones de los escenarios, lo cual le granjeó fama de personaje extraño y misterioso. En esta misma época, estuvo siete años sin dar conciertos debido a un grave accidente de moto ocurrido en 1966, lo que, sin embargo, quedó compensado con la publicación de discos cruciales para la historia de la música moderna como Higway 61 revisited (1965), Blonde on Blonde (1966) o Nashville Skyline (1969).

    En 1965 recurrió a instrumentos eléctricos e introdujo cambios radicales en su música, tanto de carácter estilístico como espiritual, lo cual le valió numerosas críticas de los seguidores más puristas del movimiento folk.

    En 1974 llevó a cabo una gran gira mundial con su grupo habitual, The Band, que marcó un hito histórico. Dylan estaba considerado por entonces como una de las grandes figuras a nivel internacional: su doble álbum Live at Budokan (1978), grabado en Japón, fue una buena prueba de la aceptación de su música en los cinco continentes.

    Su conversión al cristianismo durante la década de los ochenta influyó decisivamente en su música, reflejada en discos como Slow train coming (1979). Durante aquellos años comenzó a colaborar con músicos de estilos diferentes al suyo como Mark Knopfler, líder de Dire Straits, o los Rolling Stones.

    Desde 1960 nunca ha dejado de grabar ni de realizar giras. Good as I been to you (1992) señaló la vuelta a los sonidos acústicos, lo que le valió ganar nuevos adeptos entre los aficionados. En 1997 volvió a ser noticia debido a una afección respiratoria, que mantuvo en vilo a miles de fans y de la que pronto logró recuperarse.

    El mayor mérito de Bob Dylan es haber creado un estilo propio basado en la recuperación de la música folk, a la cual añadió unos textos cargados de simbolismo y reivindicaciones sociales, que lo convirtieron en un mito para la juventud contestataria de su país. Canciones como Blowin' in the Wind, Masters of War o The Times They Are A-Changin' no sólo revolucionaron la música popular de su época sino que abrieron nuevos e insospechados caminos tanto para cantautores como para bandas de rock.

    La impronta de su estilo ha sido tan importante que intérpretes tan distintos como Joan Báez, Judy Collins, Cat Stevens o Bruce Springsteen han reconocido su deuda con la música de Bob Dylan.

    En estos últimos años, se han ido sucediendo los homenajes y premios a su figura, con la concesión del Globo de Oro y del Oscar a la mejor canción por su tema Things have changed, su nombramiento como Doctor “honoris causa” por la Universidad de St. Andrews (2004), la proclamación de Like a rolling stone como mejor tema de todos los tiempos por parte de la prestigiosa revista Rolling Stone, el estreno de No Direction Home, un reportaje cinematográfico sobre su persona dirigido por Martin Scorsese o incluso la publicación de una enciclopedia temática titulada Bob Dylan. En 2007 le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de las Artes y, en 2012, el presidente Barack Obama le impuso la Medalla Presidencial de la Libertad. En 2016 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura "por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción".