Gil Vicente

    El escritor portugués Gil Vicente, cultivador sobre todo de una obra dramática, se expresó tanto en su lengua materna como en castellano. Su literatura es considerada como un fiel reflejo del tránsito de la edad media al Renacimiento

    Gil Vicente nació en torno a 1465 en tierras del norte de Portugal próximas al curso del río Miño. De su infancia y juventud no existen datos fidedignos. Lo que sí se sabe con certeza es que en 1502 estrenó ante la reina lusa doña María (esposa de Manuel I) su primera obra teatral conocida, escrita en castellano con el título de Monólogo del vaquero.

    Sus piezas literarias de juventud fueron de naturaleza pastoril, con una fuerte impronta patriótica. Su obra de transición hacia la madurez es bastante diferente: a esta etapa se adscriben la Comedia del viudo (1514) y la Trilogía de las barcas (1515). En esta última se aprecia una fuerte religiosidad de tono erasmista, dada su cercanía a las ideas del humanista neerlandés Erasmo de Rotterdam, entonces muy en boga por toda Europa.

    Sus escritos posteriores abarcan piezas de temática religiosa y moral (como los Misterios de la Virgen, el Auto del alma y el Auto de la cananea), comedias bucólicas (Fragua de amor, Sierra de la Estrella, Templo de Apolo y Amadís de Gaula) y comedias bufas de corte popular (Farsa del clérigo de Beira, Romagem de agravados y Comedia da Rubena).

    Vicente estuvo muy activo durante buena parte de su vida en la corte portuguesa, donde se encargó de organizar numerosos espectáculos dramáticos. El lugar y fecha exactos de su fallecimiento son también desconocidos, aunque se cree que debió morir hacia 1536 o 1537.