Antonio Vivaldi

    Antonio Vivaldi.

    El compositor italiano Antonio Lucio Vivaldi (1678-1741), autor de Las cuatro estaciones, una de las piezas musicales más difundidas, alcanzó gran fama en Venecia, donde se convirtió en uno de los principales representantes de la música barroca. Además, fue un excelente violinista.

    Vivaldi nació en la ciudad italiana de Venecia el 4 de marzo de 1678. Dotado desde niño de un extraordinario don para la música, ingresó en 1692 en el seminario, única oportunidad para conseguir escolarización. En 1703 fue ordenado sacerdote y maestro de violín del Ospedale della Pietà, un orfanato que era un afamado conservatorio musical. Vivaldi componía obras que interpretaban sus alumnas en conciertos semanales que él mismo dirigía y que servían para recaudar fondos, una iniciativa que gozó de gran popularidad.

    A partir de 1713 entabló relaciones con el teatro de Sant'Angelo, al que llegó a dirigir durante ocho temporadas, y empezó a escribir óperas, un género que garantizaba ingresos económicos. Obtuvo así notables éxitos con las representaciones dramáticas.

    En 1723, el compositor consiguió en el Ospedale libertad para viajar y trabajar para otras instituciones, a cambio de entregar dos obras mensuales para la orquesta del hospicio. Creador incansable, podía componer un concierto en un solo día o una ópera en una semana. A lo largo de su vida escribió, entre otras muchas piezas, más de setenta sonatas, una treintena de cantatas y un Stabat Mater. Fueron, sin embargo, sus concerti, en número superior a los 450, los que le reportaron la mayor fama.

    Durante los años siguientes, Vivaldi alcanzó su máximo esplendor. De esta época datan las colecciones de concerti L'estro armonico, La stravaganza e Il cimento dell'armonia e dell'invenzione, libro este último que contiene su célebre obra Las cuatro estaciones. De la cuarentena de óperas destacó La Sena festeggiante, dedicada al soberano francés Luis XV.

    A pesar de ser un clérigo, Vivaldi llevó una vida mundana (fue muy conocida su relación con la soprano Anna Giraud), lo que provocó el reproche de las autoridades eclesiásticas. El obispo de Ferrara le prohibió la entrada en Venecia en 1737, un duro golpe para su popularidad. Desalentado, Vivaldi decidió trasladarse a Viena en 1740, donde pasó su último año de vida. El compositor italiano falleció en la capital austriaca el 28 de julio de 1741.